Helena Dalli, Comisaria europea de Igualdad
Una Unión de la Igualdad: hacia la plena inclusión de las personas con discapacidad

lainformacion.com 22.01.21

A lo largo de la última década, la UE y sus Estados miembros han trabajado en el cumplimiento de las obligaciones derivadas de la Convención. Para la UE, esto significa garantizar que sus normas, políticas y programas incluyan a las personas con discapacidad, respeten plenamente la Convención y promuevan una Europa inclusiva.

Todos los países de la UE están también obligados por la Convención, así como por las normas de la UE sobre no discriminación o accesibilidad. En consecuencia, los Estados miembros deben garantizar unos sistemas educativos inclusivos de las personas con discapacidad y contar con una legislación que prohíba la discriminación en el lugar de trabajo. Además, deben garantizar la accesibilidad del transporte y de los edificios públicos.

La Estrategia Europea sobre Discapacidad 2010-2020 ha guiado la actuación de la UE en la última década. Ha otorgado prioridad a la discapacidad en la agenda de la UE y ha aportado mejoras reales. El Acta Europea de Accesibilidad, texto de referencia, exige, por ejemplo, que productos y servicios clave, como teléfonos, ordenadores, libros electrónicos, servicios bancarios y comunicaciones electrónicas, sean accesibles para que puedan ser utilizados también por las personas con discapacidad. Los derechos de los pasajeros de la UE garantizan que las personas con discapacidad tengan acceso al transporte por carretera, aéreo o marítimo. La UE también ha liderado a escala mundial la promoción de la inclusión de las personas con discapacidad a través de nuestras políticas humanitarias y de desarrollo.

La pandemia de la Covid-19 ha puesto aún más de manifiesto las desigualdades a las que siguen enfrentándose las personas con discapacidad y el mayor impacto de la pandemia en ellas, también debido a dichas desigualdades. Con las escuelas cerradas y las clases en línea, los estudiantes con discapacidad no siempre pueden acceder al material y los equipos didácticos.

La teleconferencia, el trabajo desde casa y la compra en línea pueden suponer obstáculos para algunos. Incluso el acceso a la información sobre el propio virus ha supuesto un reto. Así pues, la respuesta de la UE a la crisis sitúa la igualdad en un lugar destacado de su agenda, al tiempo que adopta el mayor paquete de medidas de estímulo de la historia para impulsar la recuperación.

Nuestra guía para una recuperación justa tras la Covid se centra en la inclusión de las personas con discapacidad, para que vivan con dignidad y autonomía y disfruten de un acceso a los servicios que les permita participar plenamente en el mercado laboral y en la sociedad. En abril, la Presidencia portuguesa reunirá a la Comisión y a los Estados miembros para entablar un diálogo político de alto nivel sobre los derechos de las personas con discapacidad a fin de emprender el nuevo rumbo.

Estamos intensificando un mecanismo para evitar que los efectos de la Covid-19 impidan el progreso de las personas con discapacidad. Para garantizar una recuperación resiliente y justa, las políticas deben diseñarse de manera inclusiva para todos.

Tras amplias consultas, presentaré el próximo mes una estrategia nueva y reforzada de la Unión sobre los derechos de las personas con discapacidad para el período 2021-2030. Se basará en los logros de los diez años anteriores y ofrecerá soluciones a los retos futuros. La estrategia abarcará todos los aspectos de la Convención de las Naciones Unidas, transformando en acción los derechos consagrados en la Convención. Proporcionará un marco sólido para los próximos años, a fin de garantizar que nadie quede rezagado.

Vivir de forma independiente, aprender en un entorno inclusivo, tener las condiciones adecuadas para trabajar y prosperar, son necesidades absolutas. Los ochenta y siete millones de personas con discapacidad de la UE merecen liberarse de la discriminación estructural y de los estereotipos negativos en radio y televisión.

Nuestras ambiciones son grandes y requerirán el compromiso de todos. La estrategia será el punto de referencia para la UE, todos los gobiernos, los interlocutores sociales, la sociedad civil y el sector privado. Facilitará el trabajo en común sobre nuestros compromisos, en particular el diálogo y la asociación con las personas con discapacidad. Garantizará que las personas con discapacidad puedan participar por igual en todos los ámbitos de la vida.

Nuestro compromiso y nuestra actuación en este ámbito representarán otro paso importante hacia una Unión de la Igualdad. Colaboraré estrechamente con todos los Estados miembros para hacer de la UE un modelo de inclusión, accesibilidad y derechos humanos.

Nada que ataña a las personas con discapacidad debe ocurrir sin su participación. Formarán parte del diálogo y del proceso.

Esto es lo que es lo que significa «Unidos en la diversidad».