CASTILLA Y LEÓN
Las denuncias de personas con discapacidad contra páginas web inaccesibles se disparan en Castilla y León

elnortedecastilla.es – Ana Santiago - 25.09.18

El Cermi ofrece a las miles de personas sordas, ciegas, en silla de rueda, enfermedad mental o problemas intelectuales... a través de su Red de Defensa Legal para el sector este servicio de asesoramiento que hace años tenía una actuación casi anecdótica y ahora se ha disparado.

Más de medio centenar de demandas se presentaron en 2017, concretamente 54, y el presente ejercicio ya suma 39 mientras que los primeros años, en 2013 o 2014, apenas superaban la docena. Las causas son variadas; pero, mientras en los primeros ejercicios, el empleo y la discriminación encabezaban los pleitos, en los últimos cuatro años aparece ya siempre la accesibilidad, en los primeros de forma tímida y el pasado con claro protagonismo; aunque el empleo o la jubilación siguen teniendo su peso en la lista.

Explica el presidente de esta plataforma en Castilla y León, Francisco Sardón, que estos son los casos que el Cermi «facilita orientando sobre si hay causa o no, asesoramiento legal para que el afectado ya pueda recurrir su problema en los tribunales; aunque Cermi no lo lleva directamente, no tenemos tal posibilidad; pero la inmensa mayoría son casos que llegan a juicio porque lo que registramos son aquellos a los que se les ha aconsejado tal decisión. Además nos consta que hay muchas personas que lo hacen a título particular y también hay reclamaciones en el mismo sentido al Procurador del Común o a las administraciones directamente».

La discriminación es la consecuencia de las situaciones denunciadas. El empleo, jubilación, prestaciones de dependencia, oposiciones, sanidad, educación, justicia gratuita o problemas con la renta garantizada de ciudadanía son los temas más recurrentes, según los datos del Cermi. Destaca este representante del sector que «la accesibilidad es un problema histórico, nuestro miedo es la aceptación de esa dificultad como algo normal, algo endémico y crónico con lo que hay que aprender a convivir. No queremos que esto sea así, la nueva legislación vigente nos avala y la Convención de la ONU también hace tal reconocimiento y España suscribió el acuerdo y legisló en este sentido para aplicarse ya desde finales de 2017», destaca.

«Mejoras ha habido sin duda –añade Sardón– pero no al ritmo de las necesidades. Y lo que ya parece injustificable del todo es Internet y las aplicaciones de los teléfonos móviles, las nuevas tecnologías en general porque no suelen estar adaptadas a las personas con discapacidad y no es lo mismo hacer accesible la Catedral de León, que entendemos sus dificultades, que una web oficial o de un servicio privado. En estos casos no hay excusa y fallan temas como la lectura fácil para personas con discapacidad intelectual o sordas que tienen más difícultades de comprensión y captación de matices como la ironía o el sarcasmo. Tenemos problemas en la compra de billetes de tren o avión o en el Portal de Sanidad que es muy usado y estamos trabajando con la Consejería para mejorarlo, también lo hicimos con las Cortes y un fallo muy habitual es el cromático».