CASTILLA-LA MANCHA
Castilla-La Mancha amplía la financiación para apoyar el empleo de las personas con discapacidad severa

objetivocastillalamancha.es 10.03.21

Para ello, el Consejo de Gobierno dio ayer el visto bueno a la modificación del Decreto por el que se regula la concesión directa de subvenciones a este tipo de centros, y que se sustancia en un aumento de su financiación en 700.000 euros para el presente ejercicio 2021.

La consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo regional, Blanca Fernández, ha indicado que “es imprescindible adaptar las medidas de apoyo a los centros especiales de empleo, especialmente los que emplean a las personas con discapacidad severa, porque la COVID 19 azota más duramente a las personas con mayor riesgo y mayor vulnerabilidad”.

Por ello, y de manera extraordinaria para el ejercicio 2020, se ha considerado conveniente aprobar un aumento del porcentaje del 50 al 55 por ciento del SMI en la financiación de las subvenciones por el mantenimiento de puestos de trabajo de personas con discapacidad severa que implica especiales dificultades de acceso al mercado ordinario de trabajo, como pueden ser personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad mental o personas con discapacidad intelectual, incluidas las personas con trastornos del espectro del autismo, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento; y personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 65 por 100.

Compromiso por la integración, la inclusión y la autonomía personal

La consejera portavoz ha resaltado la importancia de medidas como ésta, pues significa que “cumplimos uno de los compromisos del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, como es promover acciones orientadas al apoyo a los centros especiales de empleo y a la contratación en empresas del mercado ordinario de personas con discapacidad para facilitar una mayor normalización, integración, inclusión y autonomía de estas personas”.

Precisamente la apuesta por el empleo en estos centros especiales se traduce, tal y como ha recalcado la consejera de Igualdad y portavoz, en la elevada tasa de actividad que registra Castilla-La Mancha, por lo que ha recordado que la región, según datos del Instituto Nacional de Estadística, fue en 2019 la comunidad en la que las personas con discapacidad tuvieron una tasa de actividad más alta, concretamente, el 40 por ciento de la población de más de 16 años, 6 puntos más que la media nacional.

Para este fin, Blanca Fernández ha resaltado los 19,7 millones de euros destinados en 2020 al mantenimiento de los puestos de trabajo de las personas con discapacidad, concretamente “para el mantenimiento de los puestos de trabajo de 3.800 personas con discapacidad en centros especiales de empleo y en concreto a 1.307 de ellas con discapacidad severa”.

Por lo tanto, el pasado año se subvencionó el 50 por ciento del salario mínimo interprofesional, lo que supuso el abono de 475 euros en 14 pagas mensuales para cada uno de los trabajadores con un contrato de jornada completa o proporcional a su jornada y por los días efectivamente trabajados en el caso de que esta fuera parcial, y ahora, con esta norma lo que se hace es incrementar en 47,50 euros el importe de esa ayuda mensual para cada uno de los trabajadores con discapacidad severa.

Cabe recordar, por último, que el plazo de presentación de solicitudes de subvenciones para promover y facilitar la integración laboral de las personas con discapacidad en centros especiales de empleo será de un mes a contar desde el día siguiente al de la publicación del Decreto en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.