La comunicación como instrumento responsable

La comunicación es un elemento muy importante de la estrategia de la RSE.

A tal efecto, la discapacidad debe ser tratada como un elemento transversal en toda política de comunicación en materia de RSE. Así, por ejemplo, la Memoria de RSE de una empresa que haya incorporado la discapacidad en su política de RSE deberá incluir referencias a las personas con discapacidad en todas aquellas áreas en las que haya realizado acciones (recursos humanos, clientes, proveedores, acción social, etc.). Este tratamiento horizontal es preferible a la inclusión de una sección dedicada en exclusiva a las acciones realizadas que afecten a las personas con discapacidad.

Es importante asimismo asegurar la plena accesibilidad de la comunicación que las empresas hagan en materia de RSE, por ejemplo, disponiendo la Memoria de RSE en formatos alternativos, asegurando que el resto de comunicaciones en materia de RSE (información on-line, por ejemplo) también sean accesibles, etc.

En cuanto a acciones publicitarias, las empresas pueden incluir en sus campañas a personas con discapacidad como un reflejo de la diversidad social, poniendo de manifiesto que las tiene en cuenta en todas sus acciones y las ve como una parte más de la sociedad.

Finalmente, el lenguaje que se utiliza es un elemento fundamental en toda comunicación, especialmente en el caso de la discapacidad, siendo importante informarse de cuáles son las reglas básicas para evitar que una mala utilización de las palabras pueda desvirtuar el mensaje que se quiera ofrecer.

Fuente: GUÍA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Y DISCAPACIDAD DE LA FUNDACIÓN ONCE