F) Cómo lo han hecho las empresas

ACCIONA

En 2011 dio un paso ejemplar al incorporar nuevas cláusulas en todos sus pedidos y contratos a las bases de licitación. Entre ellas destaca una especial en la que se exige a los proveedores el cumplimiento de la LISMI en materia de inserción laboral: cada proveedor “manifiesta su voluntad de cumplir con la normativa vigente relativa a la cuota de reserva de empleo para trabajadores con discapacidad”. Una condición que ha de ser respetada y cuyo incumplimiento constituye una causa justa para la resolución del contrato. Acciona fomenta además el empleo indirecto entre sus proveedores ya que éstos se obligan a presentar en el plazo máximo de seis meses desde la firma del contrato “la declaración responsable de cumplimiento de la normativa vigente para la contratación directa o indirecta” de personas con discapacidad.

 

REPSOL

La Dirección de Compras y Contrataciones de esta compañía asume desde hace tiempo el compromiso de impulsar entre su proveedores el cumplimiento de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social. Para ello, a través de su Unidad de Gestión de Proveedores recaba en el cuestionario de Calificación, una declaración formal relativa al cumplimiento con la LGDPCD y entrega del correspondiente certificado que acredite tal hecho, fomentando de esta forma la consecución de objetivos sociales. En caso de cumplimiento por parte de los proveedores se valora de forma positiva en el proceso de adjudicación.

 

CEPSA

Esta compañía incluye en su Código ético de proveedores de proveedores la siguiente previsión (aptdo. 2, Derechos humanos y laborales):

"- Contratación de discapacitados: los proveedores se comprometen a respetar la reserva legal de contratación social de discapacitados de acuerdo a la legislación de cada país, apoyando la integración laboral de este colectivo”