Con los PROVEEDORES

Si una empresa es exigente consigo misma, lo lógico es que también lo sea con sus proveedores, trasladando su filosofía en materia social a aquellos con los que mantiene relaciones comerciales, de manera que se extienda el comportamiento responsable a la cadena de suministro, produciéndose así un crecimiento exponencial de la responsabilidad social empresarial. A tal efecto, las empresas han de acordar con sus proveedores unos estándares sociales en sus relaciones, siendo la forma habitual de hacerlo el establecimiento de un Código de conducta de proveedores.

No obstante y, como antes se indicaba, la consideración de criterios sociales no puede limitarse a su exigencia en un Código de conducta genérico, sino que su realización práctica ha de evaluarse y controlarse en los distintos momentos de relación con los proveedores.