NAVARRA
Navarra trabaja para adaptar el empleo público a personas con discapacidad

Diariodenavarra.es 23.10.20

Así lo ha señalado el consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior, Javier Remírez, en respuesta a una pregunta en el Parlamento sobre el acceso de las personas con discapacidad a los puestos de trabajo de la Administración planteada por Ángel Ansa (NA+), que ha aludido al caso de una joven con un contrato temporal y que fue despedida a los tres días por no poderse adaptar el programa informático a las necesidades derivadas de su ceguera.

El consejero ha indicado que “se está buscando una fórmula para simplificar el proceso de contratación y valoración de los puestos” para recoger algún instrumento que previamente, y de manera automatizada, defina cada puesto de trabajo y poder así relacionarlo con las características concretas de cada discapacidad, una tarea que, ha reconocido, tiene “gran complejidad técnica”.

En referencia a al caso concreto planteado por Ansa, el consejero ha reconocido que se produjo esta situación, que ha justificado en la inmediatez de la incorporación, si bien ha informado de que en septiembre se le contrató para otro puesto de trabajo en el SNS y, esta vez sí, se pudo adaptar su puesto a las necesidades de su discapacidad.

El Gobierno, ha señalado Remírez, reserva un 7 % de las vacantes a las ofertas de empleo público para personas con discapacidad de grado igual o superior al 33%, que en la elección de las plazas tienen preferencia.

En el caso de contrataciones temporales, una de cada tres plazas se ofrecen a personas con discapacidad y no se les excluye de la lista en el caso de que la persona seleccionada para un puesto concreto no sea apta.

En concreto, ha informado, entre enero del 2018 y agosto del 2020 se han realizado 144 contratos temporales a personas con discapacidad en la Administración Núcleo.

En las pruebas selectivas, ha indicado, se facilitan las adaptaciones técnicas y de tiempo necesarias “para que puedan realizar dichas pruebas en condiciones de igualdad” y, una vez terminado el proceso selectivo, se solicita un informe a la Agencia Navarra de Autonomía (ANAN) sobre la compatibilidad de la discapacidad y se realiza una valoración de las funciones del puesto.

“Con carácter general la ANAN declara a las personas aptas o no aptas con limitaciones al puesto de trabajo”, ha informado aclarando que, hasta el momento, nunca se han recibido informes negativos.

“Con carácter previo al nombramiento se traslada a cada unidad administrativa las medidas de adaptación del puesto informadas por el centro de evaluación de ANAN para que sean implementadas antes de la fecha de toma de posesión de la persona”, ha asegurado el consejero.

A pesar de esto, ha reconocido, “en ámbitos de Salud y Educación muchas veces las contrataciones temporales requieren inmediatez” y “esa premura puede dificultar la adaptación de los puestos a la discapacidad de la persona”.

En otra pregunta planteada por Ansa a Remírez sobre la prevención de la violencia de género adolescente y juvenil, el consejero ha apostado por trabajar desde la base, poniendo en valor programas como el de la prevención del ciberacoso o Skolae, que trabaja con la juventud “desde edades muy tempranas para evitar en el futuro actitudes intolerantes”.

Además, ha señalado, desde el Instituto Navarro de Igualdad y el Instituto Navarro de la Juventud se está trabajando en el impulso de acciones específicas dirigidas a jóvenes para detectar y prevenir la violencia contra las mujeres en edades tempranas.

En este sentido, ha aludido a la creación recientemente del programa Impulso / Taupada, que tiene como objetivo incidir en el empoderamiento individual y colectivo de las mujeres jóvenes y en el que ya han participado 54 chicas.

Además, desde octubre está en marcha el programa Iguala, en el que se está proporcionando a 27 jóvenes herramientas técnicas y recursos para desarrollar acciones encaminadas a la sensibilización y prevención de la violencia contra las mujeres.