El CERMI premia a José Luis Martínez Donoso por su “actividad ingente en favor de las personas con discapacidad y sus familias”
fundaciononce.es 30.11.20
 
La ceremonia de entrega de estos galardones, concedidos cada año por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) para reconocer públicamente el trabajo de personas, empresas, administraciones y organizaciones y para favorecer la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, ha tenido lugar en la sede de Fundación ONCE.
 
El emotivo acto de entrega, ha sido conducido por el vicepresidente primero del Consejo General de la ONCE y primero ejecutivo de Fundación ONCE, Alberto Durán; y ha contado con el presidente Grupo Social ONCE, Miguel Carballeda y también con la participación de la directora ejecutiva del CERMI, Pilar Villarino, quien ha sido la responsable de dar lectura al fallo del premio.
 
Así, el CERMI ha concedido este premio a José Luis Martínez Donoso, por ser una persona que “desde su militancia de décadas en el Grupo Social ONCE, ha desplegado una actividad ingente y socialmente fecunda en favor de las personas con discapacidad y sus familias, grajeándose el respeto y la estima del movimiento asociativo”.
 
El presidente Grupo Social ONCE, Miguel Carballeda, ha agradecido “su gran labor” y ha manifestado que “el CERMI ha acertado premiando a un activista de primera, con el que nos sentimos orgullosos en esta casa”.
 
Por su parte, el presidente de CERMI Estatal, Luis Cayo Pérez Bueno, ha sido el encargado de entregar el galardón y el diploma acreditativo a Martínez Donoso. En este sentido, ha mostrado su afecto personal al premiado y ha asegurado que “precisamente el activismo, que es lo que hoy premiamos, es el resorte y el foco que va a desplegar el cambio que necesitamos las personas con discapacidad”. Asimismo, ha destacado “su gran calidad humana y profesional, que, ligada a su calidez, hace de él una de nuestras personas más queridas”.
 
Por último, el galardonado, José Luis Martínez Donoso, ha hecho un repaso a toda su trayectoria profesional y ha agradecido la empatía y el compromiso de los compañeros con los que se ha topado dentro de la ONCE. “Con 11 años entré en la ONCE y allí me enseñaron la posibilidad de aprender el braille, me lo enseñaron todo”, ha asegurado. “Me habéis enriquecido como persona y como profesional, gracias a todo el movimiento asociativo y a todas las personas que lo hacéis posible cada día”. “Sin el gran paraguas de la ONCE este premio no hubiera sido posible”, ha manifestado.