COCEMFE reivindica que no retrocedan los derechos de las personas con discapacidad por la crisis del COVID-19

cocemfe.es 19.06.20

Así lo manifestó en una entrevista concedida al Boletín Semanal del CERMI, con motivo de su reelección como presidente de la Confederación durante los próximos cuatro años, en la que detalló que “la responsabilidad que asumimos es enorme y va a requerir como nunca que marquemos las prioridades, optimicemos los recursos y, sobre todo, centrarnos en las necesidades de las personas, porque nuestros compañeros y compañeras no deben pagar la crisis sanitaria, social y económica con un retroceso de sus derechos”.

Queiruga hizo hincapié en que durante esta pandemia “como servicio esencial, COCEMFE y su movimiento asociativo no hemos dejado de estar al lado de nuestras entidades y, sobre todo, de las personas de nuestro grupo social en mayor situación de vulnerabilidad”.

En este sentido explicó que se vivieron “muchas situaciones de angustia y discriminación”, ya que “nos vimos en la obligación de inventar nuestros propios protocolos de atención en los centros residenciales, ante la falta de respuesta por parte de las administraciones, y nos tuvimos que buscar la vida para continuar atendiendo a las personas de nuestras residencias manteniendo el virus a raya y para conseguir equipos de protección individual”.

Además, criticó que “el colapso del sistema sanitario nos hizo vivir momentos en que personas con discapacidad con síntomas graves de Covid-19 no eran ingresadas en hospitales” y recordó “las dificultades para acceder a medicamentos y productos sanitarios por parte de muchas personas consideradas de riesgo por las autoridades sanitarias, como son las personas trasplantadas, niños, niñas y adolescentes con cáncer, y otras personas con enfermedades crónicas, pluripatológicos o con estados de inmunosupresión”.

En concreto, Queiruga explicó que “el confinamiento nos obligó a aplicar a todos los procesos de trabajo las tecnologías digitales basadas en la nube, que afortunadamente teníamos implantadas y que nos han permitido durante toda la pandemia desarrollar nuestra labor en la medida de lo posible” y que el trabajo ahora pasa por “retomar la interlocución con el Gobierno, porque han quedado pendientes muchas de nuestras demandas para hacer frente situaciones como la que hemos vivido”.

“Vivimos una situación de incertidumbre sobre la sostenibilidad de nuestras organizaciones ante los recortes de subvenciones y la priorización de proyectos que nada tienen que ver con discapacidad”, lamentó el presidente de la Confederación, quien argumentó que “mermar los fondos que recibimos puede suponer un auténtico mazazo no solo para los servicios que prestan nuestras entidades, sino incluso para su propia supervivencia”. “Cuando hablamos de entidades estamos hablando de personas con discapacidad y sus familias, de un grupo social en una situación de partida de clara desventaja y que como consecuencia de la pandemia puede verse todavía más perjudicado”, sentenció.

Por último, Queiruga elogia la labor del equipo que le acompañará en esta legislatura asegurando que “contar con lo mejor del panorama de la discapacidad física y orgánica y con el apoyo unánime de nuestro movimiento asociativo nos da una fuerza imparable hacia la consecución de todos nuestros objetivos”.