PAÍS VASCO
Beatriz Artolazabal destaca el valor del “modelo vasco” de inclusión social y para el empleo de las personas con discapacidad

noticiaspress.es 01.04.19

- El empleo de las personas con discapacidad en las entidades de EHLABE aumenta un 2,21% en 2018, hasta los 7.966 trabajadores

- Crece a un ritmo muy superior al empleo en Euskadi: el trabajo de este colectivo acumula un incremento del 33% en cinco años.

- El 92% de los nuevos empleos van dirigidos a personas con mayores necesidades de apoyo (trabajadores con enfermedad mental, discapacidad intelectual o discapacidad física y sensorial de más del 65%).

- EHLABE, que aglutina el 95% del empleo para personas con discapacidad en Euskadi, logra además que 144 personas con discapacidad pasen al empleo ordinario.

La Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha destacado “el ejemplo del modelo vasco de empleo de personas con discapacidad que concentra el 12% del empleo estatal de los centros especiales de iniciativa social y que ha conseguido que Euskadi sea la Comunidad Autónoma con la tasa de desempleo (21%) de personas con discapacidad más baja del Estado y la que tiene la mayor tasa de actividad   en este campo (35%)”.
 
Junta a Txema Franco, y Pablo Moratalla presidente y coordinador de EHLABE, Beatriz Artolazabal ha intervenido esta mañana en la presentación del balance de datos y actividades de Elhabe del año 2018. Elhabe es la asociación vasca de entidades no lucrativas que fomentan la inclusión sociolaboral de las personas con discapacidad, de la que forman parte trece entidades: Araba: Indesa y RAEP; Bizkaia: Lantegi Batuak, Usoa Lantegia, Ranzari Lantegia, Galarreta, Bidaideak, Bizgorre, Fundación Eragintza, Apnabi y Centro Rafaela María; y Gipuzkoa: Gureak y Katea Legaia.
 
Según Artolazabal “disponemos de un sector que agrupa a más de 70.000 personas –el 8,26% de la CAV- que nos conduce a una economía más sostenible y una sociedad más cohesionada. En su actividad, Ehlabe, y con las empresas que la integran, ofrecen un buen balance de trabajo con cifras y datos que confirman que estamos en el camino correcto para conseguir la máxima inclusión de las personas con discapacidad”.
 
“Se trata del trabajo que muchas personas con alguna discapacidad desarrollan en sus distintos empleos para su emancipación y participación social. Está claro que el empleo no es solo una forma de alcanzar unos ingresos ya que también nos identifica y dignifica.  Es evidente que el empleo abre las puertas de la emancipación social y con ello tenemos la posibilidad de llevar adelante el proyecto de vida que cada uno de nosotros diseñamos” ha indicado la Consejera en la rueda de prensa.
 
“Euskadi es la Comunidad Autónoma con la tasa de desempleo (21%) de personas con discapacidad más baja del Estado y la que tiene la mayor tasa de actividad   en este campo (35%). Asimismo, estamos a la cabeza en empleo de personas con discapacidad intelectual, física o sensorial, y enfermedad mental, con una minusvalía superior al 65%. Concentramos el 12% del empleo estatal de los centros especiales de iniciativa social. Con todos estos datos, disponemos de un sector que agrupa a más de 70.000 personas –el 8,26% de la CAV- que nos conduce a una economía más sostenible y una sociedad más cohesionada” ha cuantificado Beatriz Artolazabal.
 
Artolazabal considera “vital que todos trabajemos para que las personas con discapacidad accedan a una vida con el mayor bienestar posible, a servicios que les permitan participar en la sociedad y a un entorno de trabajo adaptado a sus necesidades.  Las empresas de Elhabe, junto a toda la sociedad vasca, están creando empleo de calidad para las personas con discapacidad. Euskadi es un País europeo plenamente comprometido con la inclusión laboral y con el apoyo a los colectivos sociales más afectados”.
 
El empleo de las personas con discapacidad en los centros especiales continúa en aumento en Euskadi. Y crece, además, a un ritmo muy superior a la tasa de empleo general. Así, en 2018, las entidades agrupadas en la Asociación de Centros de de Empleo Especial de Iniciativa Social de Euskadi, EHLABE, experimentaron un incremento en el empleo de este colectivo de un 2,21%, hasta llegar a las 7.966 trabajadores, la cifra más alta registrada en la comunidad autónoma, y muy por encima de 1,61% de crecimiento del empleo general registrado en Euskadi el año pasado.

Es la tónica de los últimos años. En los últimos cinco, el empleo de las personas con discapacidad acumuló un incremento de un 33%. De este modo, EHLABE, que aglutina el  95% del empleo de este colectivo en Euskadi, pasó de los 6.000 puestos de trabajo de 2013, a los casi 8.000 actuales.

Además, el empleo generado en los últimos años se ha centrado en un colectivo mucho más concreto, las personas con discapacidad con mayores necesidades de apoyo para la empleabilidad, es decir, trabajadores con enfermedad mental, discapacidad intelectual o discapacidad física y sensorial de más del 65%. En este sentido, de los 173 nuevos puestos de trabajo en los centros especiales de empleo generados en 2018, hasta 160 (el 92%) corresponden a este colectivo. Ello supone que más de la mitad de las plantillas de las entidades de EHLABE -el 56% (4.471 trabajadores)-  sea ya trabajadores con especial necesidad de apoyo a la inserción laboral. 
 
Modelo

“Aquí, contamos con un modelo de inclusión sociolaboral centrado en las capacidades de las personas y en su desarrollo. Nuestro modelo genera oportunidades de trabajo en entornos profesionales y competitivos. Elhabe propicia un modelo gestor de itinerarios laborales completos, siempre coordinados con las administraciones públicas, personas, empresa y tejido asociativo. Es flexible, adaptado a las necesidades y tendencias y potencia las capacidades de cada persona con discapacidad. El servicio ocupacional y el empleo protegido constituyen las bases de ese modelo vasco que posibilita el acceso al empleo especial o al ordinario” ha añadido Artolazabal.
 
Según ha comentado la Consejera “el modelo vasco de inclusión desarrollado por Elhabe es inclusivo, centrado en la persona y busca la excelencia en la gestión en entornos muy competitivos y ese trabajo se realiza gracias a la coordinación entre centros espaciales de empleo, Gobierno Vasco, Lanbide y Diputaciones Forales y, sobre todo, son las entidades que forman Ehlabe, quienes lo hacen posible”.
 
“El éxito alcanzado se basa en el valor del trabajo iniciado hace más de 40 años, en su gestión profesionalizada, en la conciencia solidaria y sostenible de una sociedad como la vasca, en ese partenariado de empresas e instituciones, y en la estabilidad de una financiación garantizada. Desde Elhabe se promueve la empleabilidad e inclusión sociolaboral de cada persona, y ese es la clave de esta buena situación. En esta línea, el IV Plan de Inclusión elaborado por el departamento de Empleo y Políticas Sociales acerca al mercado laboral a las personas con discapacidad y viceversa y está alineado con el Pilar Social Europeo marcado por Bruselas y con los Objetivos para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, potencia a Euskadi como territorio inclusivo” ha añadido Artolazabal.
 
Beatriz Artolazabal ha recalcado que “la inclusión social no acaba en la inclusión laboral. El hecho de potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todos, independientemente de edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión, situación económica u otra condición, es irrenunciable para nuestro País”.
 
El IV Plan de Inclusión del Gobierno vasco fomenta otras figuras de apoyo para facilitar el tránsito de las personas con discapacidad desde el empleo protegido hacia el mercado ordinario como los enclaves laborales. Desde Lanbide, con el apoyo del Fondo Social Europeo, el Gobierno Vasco promueve diversas iniciativas para mantener puestos de trabajo y aumentar la contratación destinando anualmente casi 70 millones de euros a la inserción laboral de las personas con discapacidad a través de los centros especiales de empleo y en empresas ordinarias. Son 7.966 personas que trabajan en los Centros Especiales de Empleo de Ehlabe.
 
Retos

Artolazabal ha indicado que “como sociedad vasca y europea tenemos un reto: la tecnología tiene cada día más importancia, avanza la robotización y es ahí donde hemos de plantear nuevos objetivos para la mejora del empleo en las personas con discapacidad previendo y adaptándonos a esos nuevos cambios”.
 
“Asimismo, nuestras empresas han de seguir avanzando en el tránsito de personas con discapacidad hacia el empleo ordinario; desde las organizaciones de Elhabe es preciso promover un mayor emprendimiento y, en todo, ello las Administraciones públicas hemos de mantener la implicación para conseguir esa igualdad de oportunidades, facilitando nuevas cláusulas sociales de fiscalidad y de promoción del empleo para personas discapacitadas”.
 
“Una sociedad avanzada y cohesionada como la vasca cuenta con todas las personas. En el modelo vasco de inclusión social basado en el valor del empleo y en la colaboración público-privada, se fija Europa. Somos referentes y todavía hemos de hacer mucho más siempre de la mano del Tercer Sector Social, hoy representado por Ehlabe” ha concluido la Consejera Artolazabal.